Desde China hasta Alicante: Hospital Medimar

El día de Navidad del 2011, en la ciudad de Beijing, se encontraba nevando sin interrupción y la temperatura se mantenía a veinte grados bajo cero.

 El hospital Dongzhimen, hospital universitario de medicina china de Beijing, se estaba llenando de pacientes, debido a las gripes fulminantes que caracterizan los inviernos de la ciudad.

La unidad de acupuntura, en la cual trabajaba como médico residente, se mantenía saturada de gente deambulando en los pasillos buscando la oportunidad de poder ser atendidos.

Estaba asistiendo a un niño con parálisis facial, una asistencia típica de acupuntura en invierno, debido al viento helado de la calle que afecta a los músculos faciales, cuando recibí una llamada de teléfono desde España que iba a cambiar radicalmente mi vida.

Una propuesta de trabajo muy interesante: el Hospital Internacional Medimar, en Alicante, tenía el plan de establecer una unidad de acupuntura para ampliar sus servicios médicos y buscaban una persona que tuviera las competencias correspondientes.

A este centro, hospital de primera clase, acuden pacientes españoles y de proveniencia internacional, ofreciendo un marco específico con enfoque innovador y moderno. Con la decisión de establecer la unidad de acupuntura, Medimar se dirigía hacia volverse un establecimiento pionero en españa, en el desarrollo de la medicina integrativa.

hospital-medimar-centro-de-acupunturaDejar la ciudad de Beijing, por un nuevo horizonte, ha sido una opción difícil y al mismo tiempo un desafío importante. Al final, mi decisión se ha basado en varios criterios. El primero de ellos, quizás el más significativo, fue el hecho de que mi servicios fueran más útiles en España, donde la acupuntura está empezando a despegar y escasean profesionales en el sector. También me agradaba la idea de vivir en España, país que ya conocía previamente y en especial, en la ciudad de Alicante por su encanto y su cultura. El hecho de poder vivir en un ambiente natural sin polución, en una ciudad ubicada en la orilla del mar y que no alcanza los veinte millones de habitantes, se presentaba como un sueño.

Después de vivir dos años en Alicante, puedo decir que mi decisión ha sido acertada. Bajo la dirección de la clínica Guang An Men, hemos abierto la Unidad de Acupuntura del hospital de Medimar y la afluencia de pacientes ha sido importante. Los pacientes han adoptado rápidamente la nueva medicina integrada, agradecidos de que el hospital le pueda ofrecer un nuevo servicio.

Por mi parte tengo que decir que la calidad de mi vida ha mejorado mucho, el hecho de poder ver el mar y su horizonte cada día es una satisfacción sin precio.

About Author

admin

Leave a Reply