La integración de la acupuntura en el tratamiento de la infertilidad

La infertilidad se refiere a las parejas que después de un año de relaciones sexuales no protegidas no ha conseguido gestar. Hay de tener en consideración la edad de la pareja y especialmente de la mujer ya que a medida que la edad avanza, la mujer requiere más tiempo para embarazarse.

La incapacidad para la concepción a menudo genera frustración, estrés emocional y sentimientos de incapacidad, ira, culpa y resentimiento. Además, las preocupaciones económicas y el tiempo de dedicación a las técnicas diagnósticas y terapéuticas de la infertilidad pueden causar conflictos matrimoniales.

El diagnóstico y tratamiento requieren la evaluación amplia de ambos cónyuges.

Por parte del hombre los trastornos espermáticos pueden ser responsables de la infertilidad, desde los defectos de la espermatogénesis hasta alteraciones anatómicas o trastornos de la eyaculación. También pueden existir con menos frecuencia trastornos endocrinos asociados al déficit de la espermatogénesis. En la mujer podemos encontrarnos en frente de las siguientes causas responsables de la infertilidad: la disfunción ovulatoria, la infertilidad tubarica, la endometriosis, la infertilidad quirúrgica, la infertilidad hormonal, la infertilidad inmunológica y en fin la infertilidad inexplicable.

La integración de la acupuntura con la terapia convencional es una praxis corriente en el tratamiento de la infertilidad en los hospitales chinos.

Hay de distinguir los tratamientos clásicos y la reproducción asistida. Los tratamientos clásicos de la infertilidad En el caso de tratamiento sin reproducción asistida, la terapia combinada es dirigida a las parejas donde sea el hombre que la mujer son infértiles o simplemente el hombre es infértil. En las parejas cuando la mujer es infértil y el hombre fértil, se suele tratar sistemáticamente los dos para incrementar las probabilidades de fecundación. Se excluyen los casos de infertilidad tubarica, de endometriosis, infertilidad quirúrgica en la mujer y los casos de anomalías anatómicas. El protocolo de tratamiento suele ser de 3 a 6 meses en ambos el hombre y la mujer y incluye el tratamiento convencional asociado a la acupuntura.

La acupuntura tiene una acción de regulación indirecta sobre la fisiología genital de la mujer, con el objetivo de lograr un ciclo menstrual regular con una calidad de ovulación aceptable. El protocolo integrativo incluye la prescripción de fármacos inductores de la ovulación asociado a la aplicación de acupuntura hasta lograr el embarazo. La acupuntura actúa indirectamente, a través la estimulación del sistema nervioso, sobre la fisiología ovulatoria, pero también tiene un efecto de incremento de la libido ya que según la medicina china una libido escasa influye negativamente sobre la fertilidad. La otra acción importante de la acupuntura en el tratamiento de la infertilidad es la acción ansiolítica que es especialmente significativa en los casos de infertilidad inexplicable. El estrés, la ansiedad y la calidad del sueño son factores que influyen indirectamente en la fisiología genital femenina y por este motivo el restablecimiento de un estado de tranquilidad es una parte importante del tratamiento. Normalmente el tratamiento integrado suele ser aplicado en un periodo que comprende un mínimo de tres meses hasta un máximo de seis meses con un ritmo de tres sesiones de acupuntura semanales.

El tratamiento del hombre suele limitarse casi siempre a la aplicación de acupuntura sin prescripción de fármacos. La acupuntura influye sobre la calidad del líquido espermático y concurre al aumento del recuento espermático. La acupuntura provoca el incremento del flujo vascular a nivel del aparato genital masculino permitiendo una eyaculación de mejor calidad. El tratamiento de acupuntura comprende tres sesiones semanales hasta lograr una normalización de los valores del espermograma, pero en muchos casos el paciente puede seguir aplicando la acupuntura hasta que la pareja logra el embarazo. El embarazo marca la cesación de aplicación de acupuntura en ambos el hombre y la mujer, pero la aparición de ciertas condiciones patológicas durante la gravidez, puede implicar la extensión o el restablecimiento de ulteriores sesiones para la mujer.

El protocolo combinado en la reproducción asistida. En las varias técnicas de reproducción asistida como la inseminación artificial, la fecundación in vitro, la transferencia de gametos en la trompa de Falopio (GIFT) etc, el tratamiento integrativo se aplica solo a la mujer. El factor común en estos tratamientos es la necesidad de conseguir óvulos de calidad antes de aplicar las varias técnicas de inseminación. La acupuntura, por su acción indirecta sobre la ovulación y la calidad del ovulo, se asocia a la terapia convencional. Según el protocolo aplicado en la técnica de reproducción asistida se contempla tres meses de tratamiento acupuntural, con tres sesiones semanales, antes de la implantación de los óvulos, gametos o embriones. Por ejemplo en caso de la fertilización en vitro, el protocolo de tratamiento contempla una duración entre unas 4 y 6 semanas, ya que los óvulos deben madurar antes de ser extraídos, inseminados y vueltos a implantar. En este caso el tratamiento de acupuntura debería iniciar dos meses antes del proceso farmacológico y para una mayor eficacia tres meses serian contemplados.

El tratamiento de acupuntura en la mujer infértil se aplica, de manera general, durante un mínimo de tres meses. La razón de una duración de tres meses en el tratamiento se basa en la fisiología del ciclo menstrual. Tres ciclos menstruales constituyen el tiempo minimo necesario para poder lograr cambios a nivel de la fisiología de la ovulación y por este motivo el tratamiento con duración minima de tres meses se tiene que aplicar también en el tratamiento de los varios trastornos vinculados con el ciclo menstrual. Par asegurar un máximo de éxito al tratamiento, es necesario conseguir la conformidad de la paciente. La paciente debe respetar la frecuencia de las aplicaciones de acupuntura, es decir encontrar el tiempo para acudir en la consultación de acupuntura. También es necesario de mejorar el “modus vivendi”, buscando la reducción de factores de estrés y consiguiendo un sueño de calidad.

Federico Marmori

About Author

Federico Marmori

Leave a Reply